viernes, 12 de abril de 2013

El milagro de la multiplicación de los panes y los peces, por obra de una mano humana

La multiplicación de los panes y los peces es uno de los milagros de Jesús, -relatado y documentado en los cuatro Evangelios-, quien, con una pequeñísima cantidad de alimento fue capaz de dar de comer a toda una multitud.


Precisamente hoy, viernes de la segunda semana de Pascua, leemos y recordamos este milagro en el Evangelio de San Juan, 6, 1-15 http://evangeliodeldia.org/M/SP/ del que resulta muy interesante destacar la metodología que siguió Jesús: "Cristo no alimentó a la multitud sin el instrumento humano; el pan no bajó del cielo como maná, sino por obra y caridad de una mano humana" (Buttrick, 431). Cristo toma nuestra contribución, por modesta que sea, y la hace suficiente.
Jesús, a menudo, toma lo que le traemos y lo multiplica. Cuando Moisés insistió que necesitaba una señal para llevar con él, Dios le pidió lo que ya tenía en la mano y lo transformó (Éxodo, 4, 1-3).
En esta misma línea de que Jesús se vale de lo que tenemos y le traemos,  leemos hoy en el Evangelio del Día, un comentario del Cardenal Ratzinger (Benedicto XVI, Papa emérito), escrito en 1969, que empieza así:
"En el pan de la eucaristía recibimos la multiplicación infatigable de los panes del amor de Jesucristo, que es tan rico como para saciar el hambre por los siglos, y que busca ponernos, a nosotros mismos, al servicio de esta multiplicación de panes. Algunos panes de nuestra vida podrían parecer inútiles, pero el Señor los necesita y los pide".
Vivimos en un mundo donde el hambre y otras calamidades continúan siendo una cruenta realidad, y rezamos para que Jesús haga algo. "Dadles vosotros de comer", nos responde Él,  instantes antes de hacer el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, en el Evangelio de San Mateo 14, 16. La Iglesia cumple con este reto todos los días, proveyendo comida, ropa, alimento, alojamiento, cuidado médico... Para nosotros, cristianos y para toda persona de buena voluntad, es un reto diario.
En la imagen, lienzo de Francisco Goya, la multiplicación de los panes y los peces, en el Oratorio de la Santa Cueva, Cádiz (España).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada